Logo

BLOG

Blog: Ejercicio y Salud

Justo López, Fran Alcázar, Pablo Ibañez y Hugo Linares

5 Cuestiones básicas para entrenar en verano

El objetivo de esta entrada de blog es intentar desmitificar algunos mitos relacionados con el ejercicio físico y, en este caso en concreto, su relación con esta época del año, el verano. Son aspectos que nos pueden afectar de manera muy grave a la salud. Seguro que a medida que vayamos leyendo este post nos vamos a sentir muy identificados con dichos aspectos.

EL HORARIO DEL EJERCICIO SÍ INFLUYE

Aunque parezca una obviedad es muy importante recalcar, que en época de verano, donde el aumento de la temperatura es considerable, debemos de evitar a toda costa hacer ejercicio físico en aquellas horas del día donde el calor “pega” con mayor intensidad, es decir, entre las 14:00 y las 17:00 del mediodía. Si somos más estrictos y en determinadas zonas de España (centro-sur) de 12:00 a 20:00 de la tarde. En este horario nuestro organismo sufriría mucho para intentar disipar todo el exceso de temperatura interna, producido por las altas temperaturas, lo que nos puede generar un “golpe de calor”.

UTILIZA ROPA DEPORTIVA

Lejos de lo que muchos piensan, hacer ejercicio físico sin ropa (nos referimos a no llevar camiseta, gorra, calcetines) aumenta el riesgo de problemas en la piel por contacto directo con el sol, además de generarnos más sensación de calor. Si llevamos prendas de buena calidad que estén diseñadas para disipar el calor que generamos, nos darán mucha mejor sensación, nos protegerán de los rayos del sol e incluso podrán aumentar nuestra capacidad de hacer ejercicio físico.

BEBE AGUA

Si durante cualquier momento del año beber agua (y digo agua y no otros sucedáneos) es fundamental para un correcto equilibrio hídrico en nuestro cuerpo, hacerlo en verano donde sudamos más, puesto que las temperaturas son mayores, se antoja fundamental. Una mala hidratación no nos permitirá obtener nuestro mayor rendimiento, además de poder generarnos graves problemas de salud si es muy deficitaria la ingesta.

agua

Palacios-Gil Antuñano, 2008

Esta sería la pauta recomendable:

  • Nunca debes esperar a tener sed.
  • Bebe antes, durante y después del ejercicio físico (comienza 1-2 horas antes de comenzar la actividad).
  • Bebe pequeños tragos cada 15-20 minutos.
  • En verano si es posible, bebe agua fresca (15-21º).

SUDOR Y GRASA

El sudor y la grasa no van de la mano, pensar que por sudar más, pierdo más tejido graso es una máxima muy extendida dentro del mundo del ejercicio físico pero que sabemos desde hace mucho tiempo que no tiene evidencia científica.

El sudor, es agua, producto del aumento de la temperatura corporal que se está produciendo en el cuerpo debido al ejercicio físico, y agravado por la temperatura externa del ambiente (por eso se suda más en verano y en zonas húmedas). Por tanto, el sudar mucho sólo nos da muestras de que nuestro cuerpo está luchando contra el aumento de la temperatura interna. Para quemar grasas tendré que activar mis músculos para que la utilicen como combustible, algo que en nada está relacionado con el sudor. Por tanto y para cerrar esta cuestión, bebe agua para recuperar los fluidos perdidos por el sudor y ejercita tus músculos para que utilicen un tipo de “gasolina” llamada grasa.

NO HAGAS EN 1 SEMANA LO QUE NOS HAS HECHO EN 1 UN AÑO

La época veraniega nos permite tener más tiempo para nosotros mismos y para poder cuidar nuestra salud, hasta ahí todo es correcto, sin embargo, intentar hacer mucha cantidad de ejercicio físico en poco tiempo sin que nuestro cuerpo esté adaptado a ello es otro de los grandes errores que se suelen cometer en esta época del año. El intento de mejorar nuestro físico a nivel estético hace que intentemos someter a nuestro cuerpo a largas e intensas sesiones de ejercicio sin haber realizado una fase de acondicionamiento previo, que a corto –medio plazo nos puede generar una lesión u otro problema de salud.

Y para finalizar este post, me gustaría citar que el ejercicio físico, como cualquier otra “medicina”, tiene que estar pautado por personal competente y cualificado, de esta manera la mayoría de los errores anteriormente comentados no se produciría casi con toda seguridad.

Justo López Gálvez.

Responsable de Programas de Ejercicio del Centro Médico del Ejercicio AMS.