Cabecera

BLOG

Blog: Fisioterapia de 0 a 14 años

Mercedes Morales, Fuensanta Torres y Maria Viciana

Diferencias evolutivas en la adquisición de un patrón motor en niños

Cuando se observa y analizan las habilidades motoras de niños y niñas se hace evidente la existencia de varios estadios de desarrollo para cada uno de los patrones motores. Asimismo, también se observa que las diferencias aparecen entre los chicos, entre los patrones de movimiento e incluso dentro de un mismo patrón. Las diferencias interindividuales nos recuerdan el principio de individualidad en el aprendizaje.

La secuencia de adquisición es similar para todos los chicos y chicas. Sin embargo, el ritmo variará en función de factores ambientales y hereditarios. Las diferencias entre patrones motores (intrapersonales) también se aprecian en todos los ejecutantes. Una chica podría encontrarse en la fase inicial de algunas tareas motoras, en la fase intermedia de otras e incluso en la madura de otras adicionales. Por último, las diferencias dentro de un patrón motor son un fenómeno curioso. A saber, un chico o chica cualquiera podría exhibir una combinación de la fase inicial, intermedia o madura para una acción específica. Por ejemplo, en el patrón motor de lanzamiento, la acción del brazo o mano podría estar en un estadio intermedio, el movimiento de pies en uno maduro y el giro de tronco en el inicial. Las diferencias evolutivas dentro de un mismo patrón motor podrían ser resultado de los siguientes aspectos: la observación de un modelo que exhibe el patrón conductual de forma incompleta, el logro de un éxito inicial con un movimiento deficiente, oportunidades de aprendizaje restringidas o inapropiadas o ausencia de integración sensorio-motora.

Una enseñanza creativa puede ayudar a niños y niñas a desarrollar de forma equilibrada sus habilidades motoras fundamentales. La observación de las habilidades motoras puede ofrecer a profesores y entrenadores la posibilidad de planificar experiencias y estrategias de enseñanza destinadas al logro de un patrón motor maduro en los participantes. El fracaso a la hora de lograr una elevada competencia en una amplia variedad de habilidades motoras fundamentales inhibirá el desarrollo de un modelo efectivo y eficaz de movimiento que podría ser aplicado a los juegos, deportes o actividades recreativas propias de la cultura de cada individuo.

María Viciana Gálvez.

Fisioterapeuta del Centro Médico del Ejercicio AMS.