Logo

BLOG

Blog: Fisioterapia en Accidente de Tráfico y Accidente Laboral

Ana Belén Fernández, Óscar Fernández y Bernardo Ortíz

Deberíamos trabajar más en equipo

Hace poco me llamó mucho la atención la lectura de un artículo científico en el que se presentaba el caso de una paciente con tartamudez o disfemia, que había sido tratada con fisioterapia para ayudar al proceso que seguía normalmente con su logopeda (Martín-Corrales, Revista Fisioterapia 2017; 39(1)44-48).

Aunque todos tenemos más o menos claro lo que es la tartamudez, puede que no tengamos tan claro por qué se produce. Aunque su causa es desconocida hay estudios que la consideran como una alteración neurológica de las áreas del lenguaje ya que hay una mayor actividad en las áreas cerebrales que intervienen en el habla; otros estudios buscan la causa en un déficit sensoriomotor al haber hallazgos de anormalidad en el control motor oral de estos pacientes; pero en la inmensa mayoría de los estudios se le atribuye una causa psicológica o por un trastorno del aprendizaje.

Generalmente el tratamiento de elección es la logopedia combinada en muchos casos con técnicas de psicoterapia. En estas disciplinas se enseñan a los pacientes técnicas para modificar la mecánica del habla, relajación muscular y coordinación entre la respiración y la fonación.

La paciente acudió al servicio de fisioterapia porque después de realizar los ejercicios, que iban encaminados a aumentar tanto el tono de la lengua como mejorar el control motor de los músculos maseteros durante la fonación, refería malestar en ambas articulaciones temporomandibulares y sensación de agujetas y fatiga muscular de la región.

Aunque en el artículo se expone el tratamiento que recibió, y que, en este caso concreto, le hizo sentir mejoría, la paciente pudiese proseguir y avanzar con su tratamiento de logopedia. Lo que más me llamó la atención es el hincapié que el artículo hace sobre la necesidad de abrir nuevas líneas de investigación enfocando a hacer de la disfemia un proceso interdisciplinar.

Y por mi parte me gustaría recalcar la importancia de los equipos interdisciplinares, y no solo con los traumatólogos o los médicos rehabilitadores, que a priori son los que a uno antes se nos viene a la cabeza, sino de otros compañeros como los odontólogos, podólogos, ginecólogos, pediatras o como en este caso logopedas. Y no con esto quiero decir que siempre deben en pensar en derivarnos a sus pacientes, pero sí en ocasiones podemos serles muy útiles, no a la hora de resolver los casos, pero sí a la hora de mejorar la sintomatología asociada al proceso que esté sufriendo el paciente.

Pero igual o más importante es que nosotros los fisioterapeutas tengamos siempre en mente que hay profesionales sanitarios que pueden ayudar mucho a nuestros pacientes si trabajamos en equipo con ellos.

 

Ana Belén Fernández Cebrián

Fisioterapeuta Responsable de Área de Tráfico del Centro Médico del Ejercicio AMS