Logo

BLOG

Blog: Ejercicio y Salud

Justo López, Fran Alcázar, Pablo Ibañez y Hugo Linares

Ejercicios para mujeres: Mitos y realidades

Lo siento, pero pensar que hay “ejercicios para mujeres” y “ejercicios para hombres” es remontarnos, en el mundo de la salud y el ejercicio, a la prehistoria.

¿Puede una mujer realizar entrenamiento de fuerza?

Por supuesto que sí. Es más, debe hacerlo.

Pero entonces, ¿una mujer entrena diferente a un hombre?

No y sí. Sí, pero no por el hecho de ser mujer, sino por el hecho de que todo el mundo debería tener su entrenamiento específico. No hay que tratar a la mujer como un grupo o colectivo diferente, sino como a una persona. Si no hay dos hombres iguales, ¿porqué dos mujeres sí? Cada uno debe tener su plan de entrenamiento adaptado a objetivo y antecedentes (posibles enfermedades o lesiones).

¿No hay que tener nada en cuenta a la hora de entrenar a una mujer?

Sí. Hay que tener en cuenta, entre otros factores, el entrenamiento que realizan cuando están embarazadas y que el ciclo menstrual puede afectar a los resultados y a la calidad de la sesión de entrenamiento.

Hay variables más importantes, pero en mujeres que compiten, controlar el ciclo menstrual en el que se encuentran, es necesario para una correcta optimización de la sesión.

Por otro lado, el entrenamiento durante el embarazo, siempre y cuando el médico no prescriba lo contrario, debería ser una obligación. Son numerosos los beneficios, gracias a los buenos hábitos nutricionales y de ejercicio, que puede conseguir una mujer durante el embarazo. Y ya no solo porque vayan a determinar un buen desarrollo del feto durante la gestación, sino porque pueden determinar ciertos parámetros de este a lo largo de su vida.

Así que, ¿ejercicio durante el embarazo?

Si es adapto, coherente y no hay contraindicaciones médicas, ¡por supuesto!

También es clave el entrenamiento de fuerza en mujeres posmenopáusicas. Ya que, en estas edades, tanto hombre como mujeres, son más sensibles a desarrollar osteoporosis o sarcopenia. Y, gracias al entrenamiento de fuerza, vamos a conseguir un aumento o mantenimiento de la calidad y fuerza muscular, mejora de la densidad mineral ósea y la funcionalidad individual de cada una.

No hay que confundir, en algunas ocasiones, que las mujeres no compartan los mismos objetivos a la hora de entrenar y que, por ello, los ejercicios cuyo objetivo es aumentar la masa muscular y la estética en el tren inferior sean de mujeres, ¡ERROR!

Hoy en día, por ejemplo, gracias al avance y la investigación en el mundo del ejercicio, sabemos que una correcta estabilidad y fuerza de los glúteos es indispensable, tanto para mujeres y hombres, para una correcta estabilidad general y no desarrollar numerosas lesiones.

Como conclusión, una mujer debe entrenar igual de fuerte que un hombre, teniendo en cuenta los factores que pueden hacer variar el entrenamiento en cada momento de su vida, y que no hay ejercicios específicos a diferenciar entre hombres y mujeres. Que no te engañen.

Cualquier PERSONA debe acudir a su especialista en ejercicio si quiere realizar un buen programa de ejercicio adaptado y específico.

¡TOD@S A ENTRENAR FUERTE Y BIEN!

Fran Alcázar

Recuperador Físico del Centro Médico del Ejercicio AMS