Logo

BLOG

Blog: Fisioterapia a partir de los 60

Alba Pallarés, Antonia Carrasco y María José Naranjo

Fasciopatía plantar: Causas, síntomas y tratamiento

La fascia plantar es un tejido conjuntivo que se extiende desde el talón hasta la base de los dedos del pie. Se encarga de tensar la base del pie y estabilizar el arco plantar, además de amortiguar los impactos que se producen el pie.

La fasciopatía plantar, más conocida como fascitis plantar, es una degeneración (de ahí el término fasciopatía o fasciosis y no fascitis, que denota inflamación) de la fascia por microtraumatismos de repetición en la misma zona. Es una lesión que puede causar dolor crónico en los pies si no se trata a tiempo.

Las causas más frecuentes de la fasciopatía plantar son las siguientes:

- Edad: Al envejecer la fascia va perdiendo elasticidad, la capacidad de regeneración disminuye y la capa grasa del talón también disminuye lo que provoca que deje de amortiguar gran parte del impacto recibido en el pie, propiciando así lesiones de la fascia.

- Sobrepeso.

- Espolón calcáneo.

- Sobreesfuerzo físico.

- Enfermedades metabólicas (como la diabetes) o inflamatorias (como la artritis reumatoide).

- Anomalías en el arco del pie y en el apoyo plantar: Pie cavo o plano, excesiva pronación o supinación.

- Lesiones que provoquen retracción del tendón de Aquiles.

- Calzado inadecuado.

El síntoma más destacado de la fasciopatía plantar es el dolor en la región del calcáneo. En fases iniciales el dolor está presente sobre todo en los primeros pasos de la mañana y mejora o desaparece con el calentamiento, al estar en movimiento. En fases más avanzadas el dolor puede extenderse al resto del pie y puede aparecer incluso en reposo.

El tratamiento de la fasciopatía plantar puede ser conservador o invasivo.

- Tratamiento conservador:

o FISIOTERAPIA, clave para aliviar y eliminar la fasciopatía plantar de manera eficaz. Dispone de una amplia variedad de recursos para solucionar el problema como son: Terapia manual, punción seca, vendaje neuromuscular, magnetoterapia, ultrasonidos, electroterapia, etc.

o Estiramientos de la fascia plantar.

o Crioterapia.

o Cambiar de calzado si éste es uno de los factores que han facilitado su aparición.

o Recomendaciones domiciliarias (rodar una botella de agua congelada con la planta del pie, automasaje con una pelota de tenis o de golf, etc.).

- Tratamiento invasivo:

o Infiltraciones.

o Tratamiento quirúrgico.

Si usted padece fasciopatía plantar, o sospecha que puede estar padeciéndola, le invitamos que se acerque a nuestro centro. Nuestro equipo de fisioterapia posee los medios y los conocimientos necesarios para hacer una buena valoración y un buen diagnóstico diferencial y por supuesto para tratarle y ayudarle a recuperarse.

Antonia Carrasco García

Fisioterapeuta del Centro Médico del Ejercicio AMS.