Logo

BLOG

Blog: Fisioterapia a partir de los 60

Alba Pallarés, Antonia Carrasco y María José Naranjo

FISIOTERAPIA EN LAS FRACTURAS DE LA CABEZA DEL RADIO

El mecanismo de producción más frecuente de las fracturas de la cabeza del radio se debe a una carga axial (caída al suelo), con apoyo de la mano con el antebrazo en pronación y el codo en extensión completa o ligera flexión.

Ante una fractura de la cabeza del radio, no todas son iguales, existen varios tipos de fracturas:

  • Tipo I: Fractura de la cabeza o del cuello, no desplazada o con un desplazamiento inferior a 2 mm y que no limita la pronosupinación.
  • Tipo II: Fractura de la cabeza o del cuello, sin conminución grave, con un desplazamiento superior a 2 mm, que bloquea la pronosupinación.
  • Tipo III: Fractura conminuta de la cabeza o del cuello, no reconstruible, con desplazamiento.

Como es lógico, dependiendo del tipo de fractura, se llevarán a cabo las siguientes actuaciones:

  • Para las fracturas de tipo I se realiza un tratamiento conservador: Inmovilización del brazo en ángulo recto y antebrazo en posición neutra con cabestrillo, vendaje compresivo o férula de yeso durante unos días.
  • Para las fracturas de tipo II en caso de que el desplazamiento sea de 2-3 mm se inmoviliza con férula de yeso durante 2 o 3 semanas; cuando el desplazamiento es mayor, se realiza tratamiento quirúrgico con reducción abierta y fijación interna.
  • Para las fracturas de tipo III, cuando es una rotura simple y en personas mayores, está aconsejada la escisión de la cabeza del radio. Cuando se presenta una rotura compleja con inestabilidad, se opta por la extirpación de la cabeza del radio y colocación de una prótesis.

Los objetivos principales en nuestro tratamiento de fisioterapia serán:

  • Disminución del dolor y edema.
  • Recuperar el rango articular.
  • Recuperar la fuerza muscular.
  • Evitar la inestabilidad articular y evitar adherencias en cicatriz.

Durante la inmovilización debemos empezar con las movilizaciones activas de las articulaciones que no se ven afectadas, así como el hombro y los dedos de las manos, ya que esto nos va a ayudar a disminuir el edema del brazo.

Una vez retirada la inmovilización, aplicaremos:

  • Luz infrarroja, ya que produce calor, aumentando la extensibilidad del tejido y disminuyendo la rigidez de las articulaciones.
  • Ultrasonido: Disminuye la inflamación y el edema de los tejidos.
  • Masoterapia: Para relajar la musculatura, y eliminar adherencias. Es importante el masaje de la cicatriz en el caso de ser tratamiento quirúrgico.
  • Crioterapia: Se recomienda utilizar frío al finalizar todas las sesiones.
  • Movilizaciones: Se comenzarán con movilizaciones diarias para mantener y aumentar el recorrido articular. Primero serán pasivas y poco a poco se empezará un trabajo activo-asistido. Flexiones y extensiones de codo, también de muñeca, introduciremos prono-supinaciones del antebrazo, y combinación de flexo-extensión y prono-supinación. En el caso de que la reducción quirúrgica haya sido con clavos intramedulares no se podrá realizar la prono-supinación activa en un primer momento.

Una vez que la estabilidad de la rotura está asegurada, seguiremos realizando el mismo tratamiento anterior y añadiremos:

  • Cargas y resistencias para aumentar la fuerza con bandas elásticas primeramente y luego introduciremos pesas. También contra resistencia manual.
  • Ejercicios de propiocepción con pelotas contra la pared o el suelo. Aquí se pueden hacer descargas con el propio peso del cuerpo y trabajar la resistencia y la propiocepción al mismo tiempo.
  • Ejercicios de elongación para aumentar el rango de movimiento.

Para finalizar, debemos tener en cuenta que la complicación principal tras las fracturas de codo es la rigidez de la articulación con deficiencia de movilidad, en particular en la extensión y supinación. Por ello, es esencial el tratamiento fisioterápico, ya que es la parte más importante para recuperar la función y la movilidad de la articulación.

Alba Pallarés Padilla

Fisioterapeuta del Centro Médico del Ejercicio AMS