Logo

BLOG

Blog: Ejercicio y Salud

Justo López, Fran Alcázar, Pablo Ibañez y Hugo Linares

Fitball, ese gran amigo

Hoy en día, uno de los materiales más utilizados en el entrenamiento, tanto en el ámbito de la salud como en el ámbito del entrenamiento deportivo es el fitball, y esto no es casualidad. Este tipo de pelotas grandes aportan una gran cantidad de beneficios que no pueden ser ignorados por los preparadores.

El fitball, también llamado balón suizo tiene sus orígenes en la fisioterapia, dónde se utilizaba, y aún se utiliza, para el tratamiento de lesiones, pero también en pacientes neurológicos y pediátricos. A medida que se han ido conociendo las posibilidades que este balón ofrece, su aplicación se ha ido extendiendo hasta llegar incluso al rendimiento deportivo. No son pocas las imágenes que se pueden encontrar de deportistas de alto nivel utilizando estos balones en su preparación física y en sus periodos de recuperación de lesiones.

fitball

Realizar ejercicios con este tipo de balones permiten:

  • Variedad: La intensidad y el nuevo enfoque añadidos a los viejos ejercicios de entrenamiento, aportan una motivación diferente y un nuevo interés con el balón de ejercicios.
  • Intensidad: Al trabajar con un material inestable, se emplearán músculos extra y se podrán desarrollar nuevas habilidades.
  • Técnica mejorada: Corregir y mejorar la calidad de los ejercicios evitando técnicas incorrectas.
  • Beneficios físicos: Van desde un suave estiramiento hasta un intenso ejercicio de fuerza. Estos beneficios son:
    • Salud de la espalda: Fortalece las estructuras directamente responsables del tono postural de la espalda.
    • Mejora la postura: El acto de buscar un equilibrio ayuda a conocer y mejorar la postura y la fuerza.
    • Estabilidad central: Fortalece músculos abdominales profundos y los de la columna que actúan para generar estabilidad en el core.
    • Movilidad y flexibilidad: Se puede trabajar con el fitball realizando estiramientos y otros ejercicios dinámicos que buscan el aumento de la flexibilidad.

Los principios básicos de los ejercicios con el fitball son los siguientes:

  • Inestabilidad: Un entrenamiento con el balón suizo combina una base de apoyo inestable (la pelota), y una base de apoyo estable (el suelo). Nos dará reequilibrio dinámico. Podemos encontrar los diferentes grados de estabilidad, equilibrio e intensidad simplemente alterando la base de apoyo, el centro de gravedad, la carga o el brazo de palanca.
  • Movilidad: Si se pierde la buena forma y postura adecuada, la pelota rueda y facilita la fluidez del movimiento.
  • Longitud de palanca: Distancia entre la “carga” (el cuerpo) y el “fulcro” (el punto en el cual se balancea el cuerpo sobre la pelota) lo que permite aumentar o disminuir la intensidad.
  • Postura.

Teniendo en cuenta todo esto, es importante establecer la importancia de la implantación de este tipo de material, en función de sus características y los beneficios potenciales, para teniendo esto en cuenta poder diseñar sesiones de entrenamiento adaptadas a cada persona, sacándole así el máximo rendimiento posible al fitball. El equipo de recuperadores físicos del Centro Médico del Ejercicio AMS tienen mucha experiencia en la implementación del fitball en las sesiones de entrenamiento con sus pacientes, siendo un material de entrenamiento imprescindible en su trabajo diario.

 

Justa Moreno.

Recuperadora física de AMS.