Cabecera

BLOG

Blog: Pasión por la Fisioterapia Deportiva

Carlos L. Cano y Héctor Taillefer

MITOS EN LAS TENDINOPATÍAS

Las tendinopatías son unas de las lesiones más comunes tanto dentro de la comunidad deportiva como la más sedentaria; de ahí la importancia de que comprendamos su complejidad y los fundamentos clave, además de que conozcamos aquellos mitos acerca de ellas:

Cuando tenemos una tendinopatía es común pensar en tomarnos algún tipo de medicamento, como antiinflamatorios (AINES), para que se mejore y se nos pase el dolor. Falso, no hay medicamentos que regeneren o reparen tendones. Los fibroblastos son unas proteínas que regeneran y reparan el tendón, y la única forma de activarlas es con estrés físico (ejercicio terapéutico). De ahí la importancia de que sigamos un plan de rehabilitación guiado y disciplinado.

También es típico pensar que si tenemos una tendinopatía lo mejor es el reposo absoluto (dejar de hacer el deporte o ejercicio que solíamos hacer hasta que deje de doler). Falso, el reposo es necesario pero no el absoluto, sino relativo. Deberemos evitar aquellas actividades, deportes o ejercicios que nos causen dolor, pero no dejar de hacer aquella actividad que no nos produzca dolor, como por ejemplo el ejercicio terapéutico que nos hayan planificado. Si no provocamos cierto nivel de estrés (físico) en el tendón no activaremos los fibroblastos de reparación.

Entonces podemos pensar que al menos mientras nos tratamos podemos tomar algún medicamento para aliviar el dolor. Más o menos falso, es lógico y necesario tomar AINES para el dolor (si es muy intenso) en las primeras fases; pero el método más analgésico para un tendón son los ejercicios isométricos (sin movilizar articulación implicada); además, los tendones son entre un 70-75% acuosos, de manera que lo mejor que podemos hacer es hidratarnos bien.

Una vez que llevamos un tiempo en tratamiento, y nos deja de doler la tendinopatía es lógico pensar que estamos curados. Falso, después del periodo de dolor el tendón no está curado, no debemos volver inmediatamente al entrenamiento máximo o tendremos una recaída casi 100% asegurada. La posición de las fibras de colágeno de un tendón dañado están de forma anárquica (no paralelas como en un tendón sano) y esto provoca que las cualidades mecánicas del tendón se vean afectadas. Es muy importante terminar el tratamiento completamente, así como cuando nos prescriben antibióticos con alguna infección; además de realizar una fase de vuelta progresiva al entrenamiento o deporte ("return to play").

Entonces podemos pensar que con que nos enseñen los ejercicios que debemos hacer para recuperarnos y tener cuidado es suficiente. Falso, es necesario normalizar el tono de base de la musculatura implicada en el tendón afectado, para que el tendón no sufra esta tensión.

Héctor Taillefer García.

Fisioterapeuta en AMS Centro Médico del Ejercicio.