Logo

BLOG

Blog: Pasión por la Fisioterapia Deportiva

Carlos L. Cano

Musculatura abductora de cadera y prevención de esguinces de tobillo en futbolistas

El esguince de tobillo es una de las lesiones musculo-esqueléticas más frecuentes entre los deportistas de competición. El baloncesto (41%) y fútbol (17%) son los deportes que más asociados están a la aparición de esguinces de tobillo. Debido a que estos deportes exponen al tobillo a unas tensiones producidas durante la carrera continua, saltos y regates.

Desde un punto de vista preventivo, los esguinces de tobillo laterales sin contacto (aquellos que se producen por patrones de movimiento inherentes al deportista) son de especial interés; debido a que los esguinces de tobillo laterales por contacto (aquellos que se producen por una perturbación externa, como un contacto con otro jugador) son teóricamente menos prevenibles.

Ya se conocen diversos factores de riesgo del esguince de tobillo lateral, como la historia previa de esguinces de tobillo (recidivas), limitación en el rango de dorsiflexión de tobillo, falta de calentamiento estático y dinámico previo a la participación deportiva, fallo en el uso de soportes de tobillo profilácticos, poca propiocepción o un equilibrio deficiente. Pero en esta lista no están todos.

Recientemente, se ha publicado un estudio científico en la revista Journal of Athletic Training por Powers, et al., 2017. Este estudio prospectivo ha analizado a 210 futbolistas masculinos de competición, a los que al inicio del estudio se les midió la fuerza isométrica de abducción de cadera usando un dinamómetro. Al término de la temporada, se habían contabilizado 25 esguinces de tobillo laterales sin contacto, apareciendo el dato de que la fuerza de la musculatura abductora de cadera era menor en los jugadores lesionados con respecto a los no lesionados. Debido a esto, se estima que un déficit de fuerza en la musculatura abductora de cadera tiene repercusión a nivel distal (tobillo), aumentando el riesgo de esguinces de tobillo en jugadores de fútbol.

Con estos resultados, los fisioterapeutas deportivos tendremos en cuenta que el tratamiento (para una posterior disminución de las recidivas) del esguince de tobillo no solo debe centrarse en recuperar la fuerza, movilidad y propiocepción de la musculatura del tobillo – pierna, si no que hay que ir más allá y manejar otros factores más alejados como la musculatura abductora de cadera, que cada vez más tiene mucha importancia en el manejo y prevención de numerosas lesiones deportivas del miembro inferior.

Carlos L. Cano Herrera.

Responsable del Área de Fisioterapia del Centro Médico del Ejercicio AMS