Logo

BLOG

Blog: Fisioterapia en Accidente de Tráfico y Accidente Laboral

Ana Belén Fernández, Óscar Fernández y Bernardo Ortíz

¿Por qué me hormiguean las manos?

El plexo braquial es una estructura nerviosa que parte de las raíces nerviosas cervicales (C5, C6, C7, C8 y T1) provenientes de las vértebras cervicales bajas y de la primera vértebra torácica. Estas raíces nerviosas se unen formando 3 troncos primarios (superior, medio e inferior); a su vez, estos troncos se unen entre sí para formar otros 3 troncos secundarios (lateral, formado por las ramas anteriores de los troncos primarios superior y medio; medial, formado por las ramas anteriores de los troncos primarios medio e inferior; y posterior, formado por las ramas posteriores de los tres troncos primarios). Por último, a partir de estos 3 troncos secundarios van a salir los principales nervios del brazo: nervio radial, nervio mediano, nervio cubital, nervio músculo-cutáneo y nervio axilar o circunflejo. Estos 5 nervios se encargan de inervar toda la musculatura y de recoger toda la sensibilidad del miembro superior.

Existen 3 puntos claves por donde este plexo braquial es más vulnerable a ser comprimido por distintas estructuras como huesos o músculos. Estos tres puntos son:

  • Desfiladero interescalénico: Es el punto más cercano al cuello en el que el plexo braquial puede estar comprimido. Se sitúa entre las vértebras cervicales y la clavícula, exactamente entre los músculos escaleno medio y escaleno anterior. Cuando dichos músculos están en tensión se puede comprimir el nervio apareciendo los síntomas de hormigueo en las manos, incluso pérdida de fuerza. Para identificar si existe algún tipo de compresión a este nivel se utiliza el Test de Adson que provoca un aumento de la tensión de los escalenos para ver si se modifica el pulso radial y/o aparecen síntomas nerviosos como el hormigueo.
  • Desfiladero costoclavicular: Se sitúa entre la clavícula y la primera costilla, siendo otro punto de riesgo para el plexo braquial. Cuando hay un cambio en la musculatura que se inserta sobre la clavícula o la primera costilla puede ser que haya un atrapamiento del plexo entre estos dos huesos. El principal músculo a tener en cuenta sería el músculo subclavio. Para evidenciar si hay compresión en este nivel se usa el Test de Eden, al igual que en el Test de Adson, buscamos la disminución del pulso radial o la aparición de síntomas nerviosos.
  • Desfiladero del pectoral menor: Este es el desfiladero más cercano al brazo, se sitúa en la cara anterior del hombro, cerca de la axila, justamente por debajo de la apófisis coracoides de la escápula. Cuando este músculo presenta una banda tensa va a generar un descenso de la apófisis coracoides, donde se inserta, y puede haber una compresión del plexo braquial al igual que de la vena o arteria subclavia. Para identificar esta lesión se usa el Test de Wright, buscando lo mismo que en los anteriores, la aparición de síntomas vasculonerviosos.

Para el tratamiento de este tipo de lesiones incidiremos sobre la musculatura afecta para buscar su normal funcionamiento y poder liberar esas compresiones del plexo. Para la consecución de esta meta, los fisioterapeutas del Centro Médico del Ejercicio AMS utilizamos técnicas como masaje, movilizaciones articulares, estiramientos, calor, aplicación de electroterapia y ejercicio terapéutico.

Óscar Fernández.

Responsable de Fisioterapia del Centro Médico del Ejercicio AMS San Pedro de Alcántara.