Cabecera

BLOG

Blog: Fisioterapia en Accidente de Tráfico y Accidente Laboral

Manuel Téllez, Ana Muñoz, Alfonso Márquez y Oscar Fernández

Traumatismos pélvicos: No todo son latigazos cervicales en un accidente de tráfico

DEFINICIÓN

Como su propio nombre ya nos indica, podemos decir que los traumatismos pélvicos son aquellos que afectan a la zona de la pelvis, la zona inferior del tronco, donde se encuentran desde el aparato reproductor hasta el terminal del tubo digestivo e incluso la vejiga urinaria.

CAUSAS

Estos daños se pueden producir por numerosas situaciones. No obstante, entre las más significativas se encuentran las siguientes:

- Accidente de tráfico, que ha llevado a la persona en cuestión a sufrir un golpe directo en la mencionada parte del cuerpo.

- Una caída severa, en la que ha sido víctima de una contusión interna, de un choque o bien de un aplastamiento.

- Enfermedades tales como la osteoporosis.

DIAGNÓSTICO

Poder detectar un traumatismo pélvico es algo que requiere llevar a cabo las pertinentes pruebas, fundamentalmente de radiodiagnóstico.

En concreto, podemos establecer que quienes se encuentren en una situación de una fractura, un desgarro o una fuerte lesión en la zona de la pelvis presentarán habitualmente una serie de síntomas identificativos:

- Fuertes dolores en la zona pélvica, que les impide realizar ciertos movimientos o directamente no les dan la posibilidad de andar o incorporarse.

- Un desnivel en la zona iliaca.

- Aparecen hematomas de diverso calado, color y tamaño.

- Presencia serias dificultadesng para orinar e incluso aparece sangre en la micción.

- Aparece alguna hemorragia.

No obstante, tampoco hay que pasar por alto otros síntomas que también, en mayor o menor medida, presentan algunos pacientes: vaciado incompleto de vejiga, estreñimiento, roturas vesiculares, dolores fuertes en la zona lumbar…

TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA

Dentro del tratamiento de fisioterapia, se tiene como objetivo alcanzar las siguientes metas y beneficios:

- Disminuir y reducir el dolor.

- Evitar la rigidez de las articulaciones adyacentes.

- Recuperar el tono muscular y evitar su atrofia.

- Contribuir a que mejore de manera contundente la circulación sanguínea y también el metabolismo en sí.

- Prevenir la aparición de distintos tipos de atrofia.

- Mantener la elasticidad de los tejidos.

- Estimular de manera clara y firme el conjunto de nervios periféricos.

OTROS CONSEJOS DE SALUD

Parta poder conocer qué son, qué traen consigo y cómo se puede hacer frente a un traumatismo de tipo pélvico, también es necesario tener en consideración otra serie de consejos:

- Para poder reducir de manera notable los dolores que se pueden sentir, y siempre siguiendo las pautas dadas tanto por los doctores como por los fisioterapeutas, se aconseja llevar a cabo a diario una serie de ejercicios de relajación de la zona pélvica. También son recomendables ejercicios respiratorios, pues pueden afectar seriamente a la tensión muscular del suelo pélvico.

- Es necesario seguir una dieta sana, completa y equilibrada en la que tengan presencia productos que favorezcan el tránsito intestinal e hidratarse convenientemente.

- Es imprescindible corregir la postura, tanto al estar tumbado, como sentado o en marcha.

- Por supuesto, en el proceso de recuperación de un traumatismo pélvico es imprescindible guardar reposo todo lo posible e evitar levantar objetos con peso.

 

 

Ana Muñoz Guzmán

Fisioterapeuta del Centro Médico del Ejercicio AMS