Cabecera

BLOG

Blog: Fisioterapia de 0 a 14 años

Mercedes Morales y Fuensanta Torres

MI BEBÉ TIENE BRONQUIOLITIS, ¿QUÉ BENEFICIOS TIENE LA FISIOTERAPIA?

INTRODUCCIÓN

La bronquiolitis es una hinchazón y acumulación de moco en las vías aéreas más pequeñas en los pulmones (bronquiolos). Por lo general, afecta a los niños menores de dos años, con una edad pico de tres a seis meses. Es una enfermedad común y algunas veces grave. La causa más frecuente es el virus sincitial respiratorio (VSR). Más de la mitad de los bebés están expuestos a este virus en su primer año de vida.

El virus se propaga si se entra en contacto directo con las secreciones de la nariz y la garganta de alguien que tenga la enfermedad. Esto sucede cuando otro niño o adulto que tiene el virus:

  • Tose o estornuda cerca y las diminutas gotitas que lanza al aire luego son inhaladas por el bebé.
  • Toca juguetes u otros objetos que luego son tocados por el bebé.

Esta enfermedad se produce con mayor frecuencia en los meses de otoño e invierno. Es una razón muy común de hospitalización de niños menores de un año durante el invierno y comienzos de la primavera.

Se inicia como un catarro de vías altas. Luego, aparece la tos seca e insidiosa provocada por la inflamación de los bronquiolos y si progresa, en 2-3 días suele aparecer la dificultad respiratoria. Los niños suelen estar irritables, comer menos y dormir mal.

¿PARA QUÉ SIRVE LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA EN LA BRONQUIOLITIS?

La fisioterapia respiratoria tiene como objetivo drenar las secreciones que se acumulan en las vías respiratorias, sobre todo inferiores, durante las infecciones respiratorias. Dado que son estas secreciones acumuladas las que provocan que un catarro perdure durante semanas o meses e incluso lleve al ingreso hospitalario del niño.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA EN LA BRONQUIOLITIS?

  • Elimina las secreciones acumuladas en las vías respiratorias.
  • Disminuye la tos.
  • Previene complicaciones como la neumonía.
  • Disminuye el riesgo de ingreso hospitalario.
  • Mejora de la alimentación y el sueño del niño.
  • No sustituye los fármacos, pero ayuda a disminuir la dosis de estos.
  • Favorece la llegada del medicamento inhalado al pulmón profundo.
  • Las técnicas utilizadas en fisioterapia respiratoria no son dolorosas para el niño.

María Fuensanta Torres Torres

Fisioterapeuta en AMS Centro Médico del Ejercicio