Cabecera

BLOG

Blog: Fisioterapia del Suelo Pélvico

Aleksandra Purschke, Elena Olmo y Ana Belén Fernández

Sexo: El aliado de nuestro suelo pélvico

Siempre que accedemos a cualquier medio de comunicación, ya sea la televisión, internet o cualquier otro,  estamos rodeados de información, imágenes o mensajes de índole sexual. Y dentro de lo que cabe es normal, ya que en los últimos tiempos todos hemos ido tomando conciencia de lo importante que es el sexo dentro de nuestras vidas. De hecho, en cualquiera de estos medios puedes encontrar sin problemas estudios en los que se busca el número de relaciones que debe tener una pareja para ser “más feliz”, o las posturas que más placer producen a cada uno de los  miembros de la pareja, etc.

También en alguna de las entradas de nuestro blog hemos hecho referencia en ocasiones al sexo, ya que un suelo pélvico bien tonificado y con elasticidad proporciona una mayor calidad en las relaciones sexuales.

Pero, ¿y si pudiésemos darle la vuelta al enunciado? ¿Puede el sexo mejorar la calidad de nuestro suelo pélvico?

Hasta ahora hemos hablado de cómo fortalecer la musculatura voluntaria a través de los ejercicios de Kegel o de cómo mejorar la elasticidad de los tejidos para el parto a través de los masajes perineales, etc. Pero ¿qué pasa con la musculatura involuntaria? De hecho, el porcentaje de músculos involuntarios es mayor que el de voluntarios.

Una de las mejores formas para fortalecer la musculatura involuntariaes tener orgasmos, ya que:

  • Durante los orgasmos se producen contracciones intensas de forma rítmica de la musculatura del suelo pélvico (incluso de la involuntaria), de la vagina, del útero y del esfínter anal.
  • Aumenta la circulación de la zona y por tanto la de la musculatura, lo que favorece su tonificación.
  • Ayuda a disminuir la sensación que tienen algunas mujeres después del parto de tener la vagina dilatada. Esta sensación es debida a la sobredistensión del músculo pubococcígeo. Y este músculo se ejercita también durante el sexo, ya que se contrae en la fase de excitación.

Así que a partir de ahora podrás añadir el sexo como terapia para mejorar la salud de tu suelo pélvico; a la terapia manual, la electroestimulación, los hipopresivos o los ejercicios de Kegel correctamente manejados por nuestras fisioterapeutas expertas en suelo pélvico.

Ana Belén Fernández Cebrián.

Responsable del Área deFisioterapia de la Unidad de Tráfico del Centro AMS