Cabecera

BLOG

Blog: Fisioterapia en Accidente de Tráfico y Accidente Laboral

Manuel Téllez, Ana Muñoz y Fuensanta Torres

LATIGAZO CERVICAL O ESGUINCE CERVICAL

Los accidentes de tráfico suelen ir asociados, en la mayoría de los casos, a la aparición del llamado “síndrome de latigazo cervical”. Pero, ¿qué es el latigazo cervical?, ¿Cuáles son sus causas?, ¿qué musculatura se ve afectada en él?

El latigazo cervical o esguince cervical, también denominado “whiplash”, es un mecanismo de aceleración-desaceleración cuya energía es transferida al cuello del sujeto. Se pueden lesionar tanto tejidos blandos como hueso y puede producir una gran variedad de manifestaciones clínicas.

Lo que hace que el latigazo cervical sea un mecanismo tan lesivo, no es la cantidad de movimiento que genera el impacto en nuestro cuello, sino la calidad del movimiento que se produce en él, es decir, el orden en el que se mueven nuestras vértebras cervicales y dorsales.

Para su clasificación según el grado de lesión, utilizamos la propuesta en 1995 por la Québec Task Force:

- Grado 0: no hay signos/ síntomas ni cervicalgia.

- Grado I: cervicalgia o rigidez sin signos físicos.

- Grado II: cervicalgia con pérdida de recorrido articular o puntos dolorosos a la palpación, signos musculo-esqueléticos.

- Grado III: síntomas de cuello y signos neurológicos, como disminución o ausencia de los reflejos sensitivos profundos, debilidad o déficit sensitivo.

- Grado IV: síntomas en cuello y fractura o luxación cervical. No se considera un latigazo cervical y requiere tratamiento quirúrgico.

Entre las causas del latigazo cervical encontramos que la más común radica en la colisión que se produce contra otro coche durante un accidente de tráfico. No obstante, el trauma también puede ser consecuencia de una pelea o un deporte violento.

Por otro lado, la principal estructura dañada y, por tanto, la mayor responsable del dolor, es la articulación y cápsula, ya que sufren en mayor medida la compresión. En lo que respecta a musculatura, los tres músculos que más sufren en el latigazo cervical son, el m. esternocleidomastoideo, m. trapecio superior y m. esplenio de la cabeza principalmente, debiendo prestar mucha atención a los m. escalenos, para disminuir la sensación de mareo o inestabilidad que refiere el paciente después del accidente.

Entre los síntomas más comunes encontramos:

- Cervicalgia o dolor de cuello: síntoma más frecuente. Al principio puede no ser muy localizado, pero se incrementa con cualquier movimiento. Suele presentarse entre 6 y 72 horas después del accidente.

- Debilidad y falta de fuerza: puede señalarse como una sensación subjetiva de debilidad, pesadez y/o fatiga en la zona del cuello y en las extremidades superiores.

- Cefaleas: suelen ser diarias, prolongadas, respetan el descanso nocturno y, en general, su causa es muscular.

Otros síntomas que pueden relacionarse con el latigazo cervical son:

- Disfunción de la articulación temporo-mandibular.

- Disfagia y disfonía.

- Dolor lumbar. En cuanto a tratamiento, encontramos por un lado el tratamiento farmacológico en la fase aguda para recudir la inflamación y el dolor, y por otro, el tratamiento fisioterapéutico.

Centrándonos en el tratamiento fisioterápico, el primer paso es hacer un diagnóstico radiológico, de tal forma que podamos descartar lesiones óseas o graves. Tras esto nos centraríamos en la recuperación de los casos más leves, que son los que nos atañen en fisioterapia. Los objetivos del tratamiento fisioterápico van a ser:

- disminuir el dolor

- recuperar el recorrido articular

- disminuir la tensión de la musculatura cervical y fortalecimiento de la misma

Para su consecución se utilizan distintas técnicas de fisioterapia como:

- Termoterapia.

- Electroestimulación.

- Masoterapia

- Ejercicio terapéutico y estiramientos.

En AMS contamos con un equipo de fisioterapeutas con amplia experiencia en este campo y todos los medios necesarios para ofrecer un tratamiento óptimo y de calidad.

Si te ha interesado el blog puedes complementarlo con estos otros:

EVITAR LESIONES AL VOLANTE